miércoles, 8 de agosto de 2007

DANNY PEREA EN "CLAROSCURO"


Ganadora del Ariel a la Mejor Actriz por su papel de la solitaria Rita en Temporada de patos (2004), de Fernando Eimbcke, Danny Perea ha demostrado con creces, a sus 21 años, ser una de las jóvenes promesas del espectáculo mexicano. Después de verla regularmente en el sitcom Vecinos, de Eugenio Derbez, y tras una aparición fugaz en la teleserie El pantera, Danny está lista para revelarnos su lado más oscuro y al mismo tiempo intensamente luminoso como Josefina; sin duda, uno de los personajes más intensos de Hasta el viento tiene miedo.

¿Cómo describes a tu personaje?

Josefina está llena de cicatrices, de heridas profundas que no sabe cómo sanar pues, de alguna manera, cree que se las merece. Josefina es esquizofrénica; ésto la hace sentir distinta, automáticamente rechazada y culpable por serlo. Josefina padece de una soledad inmensa que lo contagia todo, pues aunque haya personas a su alrededor ella sigue estando profundamente sola. Si existiera una palabra exacta para definir a Josefina ésta sería “perturbada”: apenas puede hablar, como si sintiera el equívoco de sus acciones a cada paso, como si creyera que todo aquello que toca lo hiriera, lo rompiera… En consecuencia, su alma -que en el fondo es buena- trata de resarcir sus culpas hiriéndose y rompiéndose a sí misma.

¿Cuál fue la escena más dificil de rodar?


¡Prácticamente todas! Mi personaje es sumamente complejo, al igual que su historia. Tenía que absorber todo de Josefina, sus miedos, sus limitaciones, sus traumas, sus culpas, para que se reflejaran hasta en la forma de agarrar cualquier objeto, de caminar, de mirar, de hablar y de confrontar todo lo anterior con las circunstancias que va enfrentando el personaje durante el desarrollo de la historia. Aunque debo decir que la secuencia a la que más le tuve temor y que, incluso, en mi libreto la subrayé con un marcador de distinto color, fue la secuencia en la que Josefina les está platicando a los demás personajes acerca de Andrea y, después, al sentir que se están burlando de ella y que la toman por loca, sufre una crisis muy fuerte.

¿Cuál es el tema que te atrapó más de 'Hasta el viento tiene miedo'?

La soledad latente y evidente que existe en todos los personajes y lo riquísimamente complejas que resultan sus historias.

¿Qué nos puedes decir brevemente de tu experiencia de trabajo con tus compañeras?


Sé que cuando diga que fue delicioso trabajar con todas va a sonar a que todos los actores tenemos este diálogo guardado en nuestro disco duro para cuando se nos pregunta exactamente ésto. Pero ésa es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Fue maravilloso; muchas de nosotras nos seguimos viendo y si no es así se debe más a cuestiones de tiempo y de trabajo que por falta de ganas. A pesar de que se pudo haber pensado que por ser puras mujeres la rivalidad o la envidia pudieron haberse dado, fue exactamente todo lo contrario. Si alguien tenía un problema con el vestuario ahí estábamos todas dispuestas a solucionarlo, o si alguien había tenido problemas con el novio (¡ja, ja!) éramos siempre todas oídos. No hay una sola compañera de la que no conserve un maravilloso recuerdo y no hay una sola compañera que no habite un lugar bien especial en mi corazón y en mis recuerdos. Esta es otra cosa que agradezco de Hasta el viento tiene miedo, no sólo el maravilloso casting que eligió el director para estar frente las cámaras, sino que también eligió un maravilloso casting para disfrutarlo detrás de cámaras. Siempre tuve a una compañera dispuesta a ayudarme y cuando puedes decir eso de las personas con las que trabajaste es, simplemente, un privilegio extraordinario.

¿Cómo fue trabajar con Gustavo Moheno?


Fue sencillamente maravilloso. Es un director que sabía lo que quería, sabía cómo quería contar su historia y, sobre todo, una de las cosas más importantes: sabía confiar en sus actrices. Fue un director que escuchaba tus propuestas, que las masticaba y confiaba en la razón que tenías para proponerlas. Me encantaba escucharlo hablar de Josefina, era impresionante todo lo que sabía de ella, era como si la hubiera conocido desde mucho tiempo atrás. En el set, su paciencia era admirable, podía tener el tiempo estrangulándole la yugular y una presión nada envidiable y él se daba su tiempo para resolver cualquier duda que tuvieras con un respeto que agradeceré siempre. Espero que el azar vuelva a juntarnos en otro proyecto pues fue realmente delicioso trabajar con un director como él.

¿Viste la película original? ¿Qué puedes decir que encontraremos en esta nueva versión?


Creo que una de las diferencias más significativas de esta película con la del maestro Taboada es que la nueva versión está llena de un profundo drama humano o de un drama profundamente humano. Se le da más importancia a la complejidad de los personajes, sabemos mucho más acerca de ellos. En el caso de mi personaje, en la película de Taboada Josefina era la niña chismosa que le arruina la fiesta a todas, pero aquí Josefina es un personaje complejo, lleno de recovecos que la hacen, como a todos los demás personajes, muy interesante... Es un guión excelente, tiene una maravillosa dirección y un casting increíble.

6 comentarios:

Mauricio Guzmán dijo...

Si algo demuestran estas fotos es que Danny Perea es verdaderamente camaleónica. ¡Se ve diferente en todas! Muy buena la entrevista.

Julio Castillo dijo...

Danny Perea es una de las actrices jóvenes más interesantes que tiene nuestro país. Felicidades por el blog, por la película y por Danny.

Paduchina dijo...

Muy interesante escuchar de la protagonista el papel que desempeñó, en todos los aspectos. Ahora, esperar verla en pantalla. Saludos

WIND MASTER dijo...

Mauricio, Julio y Paduchina: Mil gracias por sus comentarios. Por cierto, Paduchina, aún no nos has contado qué significado tiene tu identidad blogger.

Paduchina dijo...

Algún día, Wind Master, se develará el misterio... Saluditos

WIND MASTER dijo...

Paduchina: Ja, ja... Dices que no eres aficionada al género, pero bien que te gusta el "suspense". Abrazo.